miércoles, 24 de marzo de 2010

Mis favoritos en Oslo (1ª Parte)

Con la llegada de la primavera (quién lo diría viendo los nubarrones desde mi ventana!) dicen que se alteran muchas cosas. A mí la primavera no sé si me altera la sangre, pero me entra un cosquilleo que no puedo explicar muy bien, y todo porque se acerca Eurovisión. Si los alérgicos temen este época del año, los eurofans lo esperamos con ansia. Con el sorteo del orden de las actuaciones (en el que España haperdido posibilidades al actuar en 2º puesto y justo antes de Noruega, gran favorita) y a punto de conocer los últimos detalles y de ver el diseño del escenario (¡¡por favor, que no abusen de las pelotitas!!), nos llueven las noticias e imágenes del festival musical más importante del mundo. Por fin conocemos, tras meses de espera en los que iban llegando con cuentagotas, las 39 canciones que buscarán alzarse con el triunfo (unas con más ganas que otras) en Oslo. Bueno, rectifico, aún estamos a la espera de Ucrania, que ha de cambiar (por tercera vez, vaya choteo que se están marcando este año) su candidatura. Aprovecho desde aquí para agradecer a la televisión noruega el detalle de diseñar el logo del festival de este año con los colores del presente blog, lo cual me ha simplificado bastante el trabajo y queda súper mono!!

Para ser del todo sincero, he de confesar cierto desánimo vivido durante estos meses atrás, en los cuales veía que la cita de este año en Noruega se perfilaba claramente, en cuanto a calidad musical, como una de las peores de los últimos años. Si el año pasado pensábamos que por la crisis el festival sería más “moderado” (nada más lejos, los rusos hicieron un espectáculo increíble), este año parece que la economía sí que ha pasado factura y muchas delegaciones mandan temas moderados, sin arriesgar demasiado, mucho que suenan a canciones ya escuchadas. ¿Quizá no quieren organizar el festival el año próximo? Afortunadamente algunos países se han encargado de subir el nivel considerablemente (y con él mi entusiasmo) y aunque sea un festival algo más “pesado” a la escucha a causa de las numerosas baladas (ya lo llaman “Baladavisión” por ahí y alguna semi será un poco tostón, seamos claros), creo que la final estará cargada finalmente de buenos temas.

Creo que si algo caracteriza a este año, además de las baladas como ya he dicho y las preselecciones polémicas, es el hecho de que no hay un claro favorito. En estos últimos años, el “Molitva” serbio, el “Believe” ruso y más aún el “Fairytale” noruego se perfilaron como claros favoritos desde el principio. Este año hay favoritos, claro, pero sin embargo veo que son varias las canciones que pueden dar la sorpresa de la noche. Me da la impresión de que tendremos que esperar a los ensayos y las semifinales para ver los directos y las puestas en escena para hacernos una idea de quién se llevarán el gato al agua. Así pues, aunque la calidad general ha bajado, ganamos en emoción (y en mi caso en nervios!!). Las primeras apuestas de pago dejan el Top 10 de esta manera: Azerbaijan, Israel, Noruega, Alemania, Croacia, Armenia, Dinamarca, Grecia, Bélgica y Suecia (no encontramos a España hasta el 12º puesto), pero me temo que mucho bailarán estos resultados de aquí al 29 de mayo, sobre todo cuando escuchen el directo de algunas... Es curioso que la suerte en el sorteo haya dispuesto que en la segunda semifinal todas las grandes favoritas actúen juntas (2º Armenia; 3º Israel; 4º Dinamarca; 5º Suecia; 6º Azerbaiyán) a excepción de Alemania y Noruega, que como ya sabemos están directamente en la final.

Independientemente a encuestas, foros, casas de apuestas y sondeos, en los post de los próximos días iré haciendo mi particular apuesta, las canciones que más me gustan de la edición de este año y a las que me gustaría ver en lo más alto en Oslo:


Declaro desde ya mi amor incondicional por Harel y mi absoluta falta de objetividad al hablar de esta candidatura. Israel es un país que me gusta desde siempre (creo que en general en España somos muy de Israel). Tras Boaz Mauda (mi canción favorita del 2018 que aún me pone los vellos de punta al oírla) y las fantásticas Noa & Mira Award (a las que tuve la oportunidad de cantarles un poco de la fantástica “There must be another way” ante las caras de horror y de “este chico tiene graves problemas, pobrecito” de todos los presentes) Israel vuelve a mandar todo un himno. Es sin duda la canción más bonita de esta edición y a pesar de ser también una balada no caerá en olvido, ya que “Millim” (Palabras) expresa emoción y contenido desde el segundo 1. La subida hacia el final del tema (por favor, quiero el juego de luces de su preselección) hace que los vellos del cuerpo cobren vida propia y Harel hace una interpretación simplemente perfecta. Israel si no gana, será Top 3 seguro.



Cada vez estoy más convencido de que ganar Eurovisión es todo un marrón. Para el intérprete te verás condenado a cantar esa canción toda tu carrera (es una cruz, como la que lleva Sergio Dalma con “Bailar Pegados”, aunque no ganara) y para el país se le viene encima una empresa difícil: organizar el festival del año siguiente mejorando al anterior, pero haciendo números para que el presupuesto no te deje en la ruina (aunque dicen por ahí que el festival es rentable y todo). Aparte de eso entras en la final y juegas en casa, con lo que tienes que mandar una candidatura más que digna sin notarse que estás deseando pasar “la patata caliente” a otro país para el año que viene jeje. Bueno, a Rusia se le notó bastante, pero el caso de “Mamo” es cosa aparte...

A Noruega no sé si le fallaron los cálculos o le han cogido el gustillo a esto de organizar el festival, pero lo cierto es que es una de las apuestas más fuertes de este año. El país anfitrión eligió en su preselección por un chico guapo, muy guapo, con baladón estilo Disney de corte clásico y letra algo facilona pero muy muy efectista. Didrik lo hace muy bien, aunque en la pre los nervios le traicionaron un poco e iba algo inseguro en algunas notas supongo que para final de mayo se lo currará y la interpretación será perfecta, como requiere el tema. Le lloverán los votos del jurado, de sus vecinos, y como mire a la cámara de ese modo, de muchos, muchos espectadores (por favor que le hagan el travelling en círculo a su alrededor, que me encanta!). No me extrañaría nada que Noruega repitiera triunfo este año.



Es la primera vez desde hace muchos años que Alemania se cuela dentro de mis favoritas. Este año reconozco que me encanta, cada vez más. Lena Meyer-Landrut me recuerda un poco a nuestra Beth, está ahí como por error y probablemente su discográfica o los encargados de su carrera vieron en esto de Eurovisión una posibilidad de lanzar su carrera, aunque a ella lo del festival nunca le importara demasiado. Pero, ¡¿y que más da?! No todo el que acude a Eurovisión debe haber soñado con estar ahí toda la vida, ¿no? (Aunque un poco de coraje sí da, de acuerdo, pero no puede ser una norma). ¿Físicamente es un poco Virginia, alias “Labuat”, o sólo a mí me lo parece?

El caso es que Alemania le da vidilla a la final con “Satellite”, un tema movido, pegadico, fresco, actual, muy en rollo Lily Allen que tanto pega en todo el mundo. A mí me gusta muchísimo, y pienso que estos temas le vienen muy bien al festival para modernizarse, para escucharse en las radios y para utilizarlos como arma en esos casos en los que tenemos que defender que Eurovisión no es algo desfasado, apolillado y pasado de moda. Me encanta Lena... ¿bailamos?


3 comentarios:

Blanco y negro chic dijo...

Guapito ya he dado con tu blog, queda claro que te encanta eurovisión.
Besoss

Anónimo dijo...

HOLA MIGUELITO, soy eurovisionytv.tk y he vuelto con mis concursos, en concreto EUROCANCIÓN 2010, te invito a votar en la primera ronda, gracias.
por cierto, me harias un gran favor si hicieses publicidad de mi blog, ya ha lo deje un tiempo y he perdido muchos seguidores, GRACIAS.

Quim Amorós Le-Roux dijo...

Leyendo el Blog de Jorge, he encontrado un link al tuyo, así que me permito la libertad de hacerte tambien un comentario.
He escuchado varias veces la cancion de Israel y.. la verdad a mi no me gusta nada, la encuentro un poco tostón y ciertamente israel es un pais que casi siempre me gusta lo que presenta.
me gusta mucho en cambio la canción Noruega firme candidato a volver a ganar, aunque yo creo que este año ganarà Dinamarca, tienen una balada preciosa, pegadiza, estilo Samuel y Patricia pero en versión mucho mejor y mas lograda, y el rollito pareja romàntica puede enganchar al jurado y público.
Mis votos para Dinamarca, y en segundo lugar para Francia, que puede ser otra sorpresa, canción facilona, pegadiza y que se puede convertir en la canción del verano en todas las discotecas de Europa.